Procesando. Por favor aguarde...

Ushuaia

Río Grande

Tolhuin

La mayoría de los gremios estatales están en conflicto

TdF: Tensión política entre la crisis y las elecciones

Un Juez de la Corte fueguina cobra unos 9 millones pesos promedio, un vocal del Tribunal de Cuentas embolsa más 4 millones por mes, el gobernador ronda los 2,7 millones y un legislador supera los 2,3 millones de pesos en todo concepto. Estos sueldos se dan en una “hipotética” provincias rica, mientras que el Estado fueguino vive de deuda y pide a gritos la renovación de los pagos. Casi todos los gremios estatales tienen desplegado un plan de lucha.

La economía fueguina se parece más al cuento de la sabana corta, es imposible cubrir las demanda de un sector sin resentir a otro

Hay una realidad económica que es esgrimida a diario por los diferentes sindicalistas a sus afiliados y tiene que ver con los sueldos y privilegios de la clase política, magistrados y todo mandamás que dependa de las arcas del Estado, esta realidad es sin dudas, es el germen de un conflicto creciente que tiene a casi todos los gremios, sean del Ejecutivo, Legislativo o Judicial en pie de guerra.

La diferencia en remuneración entre el “electo, magistrado, político o mandamás” (Léase un presidente de un ente descentralizado, un asesor de los que abundan en la Legislatura o simplemente un Juez de primera instancia) con el empleado ya sea de carrera o profesional es la mecha que se enciende los reclamos, en donde la inflación es un combustible altamente inflamable que derrama cada vez en mayor dosis.

Si a esta realidad económica le sumamos el año político tenemos un combo perfecto para pensar un fin de año álgido y en una crisis que cada vez cala más en el seno de la sociedad.

Para muchos de los que observan la realidad social y política de la isla, miran con atención la posturas de algunos gremios como el caso del Sutef, sindicato que siempre jugo como un partido político más allá de la cuestión gremial, la tenacidad de los reclamos de los docentes y las durísimas consignas contra el gobierno de Melella hace suponer el quiebre del pacto FORJA-SUTEF que tan buenos resultados dieron en las urnas.

La carpa en las puertas de la Casa de Gobierno es otra expresión de intransigencia gremial, allí el titular del ATE, Carlos Córdoba hablo del malestar creciente “La gente se está levantando. Nosotros no salimos a buscarlos ellos vienen solo y nos piden que luchemos. La situación se está tornando difícil, cuando allá un estallido social y nosotros no podamos conducir a los trabajadores, no se quejen… después no digan que no avisamos …” dijo el dirigente hablando por primera vez de la posibilidad de un “estallido”.

Lo cierto es que la situación viene siendo contenida, un poco por el plan “platita” que derrama a lo largo y ancho el candidato oficialista y otro poco por las subas de los impuestos internos y los recorte de las obras públicas.

Los despidos en la empresa de Tecnomyl de casi 80 puestos de trabajo, fueron lisa y llanamente en repuesta a la subas de la tasa de la industria del 0,25 al 3,6 % es decir un 1200 %.

El gobierno busca desesperadamente ingresos frescos y en esa búsqueda tal vez para satisfacer a los gremios del Estado, puso en pie de guerra a la poderosa U.O.M en manos del eterno secretario general el “zurdo” Martínez.

La economía fueguina se parece más al cuento de la sabana corta, es imposible cubrir las demanda de un sector sin resentir a otro.

La realidad económica es mucho más grave, salvo el sector creciente turístico en Ushuaia que se asemeja a un gran oasis en medio de un desierto, los demás sectores de la matriz productiva están sufriendo los embates de la inflación y la recesión, un coctel mortífero para las expectativas.

La falta de dólares para el sector de hidrocarburos como para la electrónicas para importar herramientas indispensables e insumos tiene paralizados prácticamente el 40 % de su actividad normal.

Esta semana el titular de la Cámara de Comercio de Río Grande José Luis Iglesias, hablo de las caídas de las ventas que rondan el 15 % interanual. También hablo de la “incertidumbre de los precios” pero nada dijo de la tremenda “especulación” y la permanente remarcación de los precios en el comercio minorista que están por las nubes.

Los aumentos de sueldos que se dan en el sector privado o Estatal, se evaporan a los pocos días del anuncio.

Habrá que ver como resultan las elecciones generales, pero más allá del resultados que depare las urnas, la economía fueguina deberá enfrentar sea quien sea el presidente una profunda reforma integral que reactive a todos los sectores de la producción y del trabajo, al tiempo que ese enorme elefante blanco que significa el Estado fueguino acompañe este proceso de transformación. No es viable un Estado con sueldos en su dirigencia de una provincia rica, cuando en realidad somos una provincia pobre.-

 


NOTAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

La propuesta de formación está dirigida a emprendedoras del rubro de la manicuría y belleza. La...

En un acto encabezado por el intendente Walter Vuoto, junto a la diputada nacional Carolina...

Se trata de un proyecto presentado por jóvenes fueguinos que contempla la creación de un polo...

Se trata de una obra de $189.000.000 que busca la refacción de las instalaciones garantizando la...

COMENTARIOS