Procesando. Por favor aguarde...

Ushuaia

Actualidad política

Crisis y la paz social: Santa Cruz un espejo donde mirarse

La grave crisis que atraviesa la provincia de Santa Cruz, contrasta con la realidad fueguina. Sin embargo se trata de dos gobiernos de extracción justicialista. La clave fue la formula que se aplico para sostener las relaciones Nación-Provincia. Pese a esta realidad ineludible hay dirigentes fueguinos que prefieren las turbulencias de Santa Cruz, en lugar de acordar políticas con el gobierno de Macri. Cuando se privilegia la cuestión personal por sobre los intereses común.

La enorme mayoría de la sociedad en general y de la fueguina en particular sabe cuál es la verdadera situación de nuestra vecina provincia de Santa Cruz. Mucho de este conocimiento sobre el terruño de los Kirchner es producto del constante “bombardeos” que lleva más de una semana en las pantallas de los noticieros nacionales.

Lo cierto es que la situación socioeconómica y política santacruceña cruje por todas partes. En Santa Cruz aún no han empezado las clases, los Estatales no cobran el sueldo de Marzo, tampoco los judiciales y mucho menos los legislativos. La actividad comercial está en picada y desempleo crece todos los meses. Ni siquiera la actividad pesquera, ni la petrolera, mostraron signo de recuperación, al contrario están planchadas.

Si tenemos en cuenta que Santa Cruz es una provincia donde habitan un poco más de 300 mil vecinos y  que su población mayoritariamente vive del Estado y el Estado está quebrado según palabras de la propia Gobernadora, no hay mucho para agregar.

“En promedio en la Argentina las provincias tienen alrededor de 50 empleados públicos por cada mil habitantes. En Santa Cruz este número se eleva a 115”, dijo días atrás el ministro del Interior Rogelio Frigerio, tratando de explicar lo que ocurre en esa provincia.

En 2015, último dato oficial disponible, Santa Cruz tenía 110 cargos públicos cada mil habitantes, No se trata de una tendencia nueva, ya que en 2007 tenía 103 cargos públicos en relación a su población, ubicándose al tope de la tabla de provincias con más empleados público del país.

Hay otro dato desalentador sobre la crisis santacruceña, allí también se pagan “jubilaciones de privilegio” como en nuestra isla, solo que aquí se ha trabajado fuertemente en equilibrar los números -impuesto solidario de por medio- mientras que en Santa Cruz, los jubilados llevan dos meses sin cobrar un solo peso y la incertidumbre es desoladora.

No hay que ser muy sabio para darse cuenta que las economías de ambas provincias sureñas son similares en muchos aspectos,  sobre todo cuando se analiza el peso del Estado en el mercado interno y su enorme gravitación

Tanto en Santa Cruz como en Tierra del Fuego la dependencia con el gobierno central es fundamental para el desarrollo diario de la economía y sobre todo a la hora de trazar un plan estratégico de obras de infraestructura para el futuro de todos los fueguinos.

La ex Gobernadora Fabiana Ríos mantuvo una relación equidistante con el gobierno de los Kirchner, la estrategia de la ex mandataria fue tender un paño frio en las relaciones nación-provincia mientras ejerció su mandato. En privado la exGobernadora despotricaba a diario del gobierno central, el resultado de esa política, le costó a la provincia soportar 8 años de un gobierno que solo pagó sueldos a los empleados públicos y no hizo una sola obra de envergadura que se pueda mencionar.

La herencia de Fabiana Ríos se hizo sentir en todo los rincones de la provincia, cuando el PSP término el gobierno y llegaron los tiempos de elecciones, el rechazo al partido gobernante fue tal, que hoy solo quedan vestigios de lo que fue el PSP: Ríos en su candidatura a Intendente de Ushuaia obtuvo solo  4,3 % de los votos de los vecinos de Ushuaia, sin siquiera alcanzar una sola banca en el parlamente fueguino.

En Santa Cruz a la gobernadora Alicia Kirchner le cuesta mucho explicar cómo heredo un “Estado quebrado”, pero la realidad es que la provincia está hundida en un agrave crisis económica y financiera que repercute en una situación social insostenible.

La pregunta del millón ¿Que hubiese pasado en Tierra del Fuego, si la Gobernadora Rosana Bertone hubiese decidido, enfrentar políticamente e ideológicamente al gobierno nacional, tal como lo hizo y lo hace el gobierno de Alicia Kirchner y sus aliados de La Cámpora?

Es común escuchar a los Intendentes y sobre todo a Walter Vuoto, criticar fuertemente a la Gobernadora por supuesta “cercanía” al gobierno nacional. Otros que se rasgan las vestiduras, en este sentido de la crítica, es el trío de diputados de La Cámpora con Martín Pérez a la cabeza, más el aporte del diputado “Zurdo” Martínez, que prefieren un escenario como el de Santa Cruz, antes de conciliar políticas con el gobierno central de Mauricio Macri.

Es lamentable lo que sucede en Santa Cruz, pero hay que ser realistas, allí la gobernadora llevó adelante las relaciones Provincia-Nación bajo las recetas esgrimidas por La Cámpora, donde 15 de 21 legisladores provinciales son de esta agrupación y son los que marcan el pulso político de la provincia.

Aquí el pulso político lo marca la propia gobernadora Rosana Bertone. La toma de la Casa de Gobierno, ocurrida en los albores de la actual gestión y que buscó “voltear al gobierno provincial”,  tuvo como protagonistas principales a los mismos personajes que hoy critican abiertamente la estrategia del gobierno provincial frente al gobierno central.

La oposición al gobierno de Bertone, mide los sucesos que están ocurriendo en Santa Cruz, con una miopía alarmante, al tiempo que pareciese que la paz social que vive el vecino de Tierra del Fuego le molesta sobremanera, como así también que el crédito obtenido para ser volcado al desarrollo de infraestructura a lo largo y ancho de la provincia fuese un hecho condenable, o el funcionamiento normal de las instituciones, la puesta en marcha de la reconversión del parque industrial, el crecimiento de la actividad turística, todas fuesen malas noticias. No hay dudas de que muchos de estos dirigentes que pretenden competir en las próximas elecciones, privilegian su posicionamiento personal por sobre bienestar de la misma población a la que les piden el voto.

No hay que hurgar demasiado para saber la repuesta al gran interrogante, solo basta con mirar lo que ocurre en la vecina Santa Cruz, para saber que podría haber ocurrido en nuestra provincia, si Bertone privilegiaba su destino político personal en lugar de gobernar para todos los fueguinos.

 


Compartir en Facebook

NOTAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

Cerrado el pacto con los gobernadores y la CGT, el Gobierno decidió acelerar el tratamiento de los...

Obtuvo el 36,6% de los votos y disputará el segundo turno con el oficialista Alejandro Guillier,...

Enrique Balbi, vocero de la Armada, admitió que hay inquietud por la ausencia de pistas. Además...

En el Centro Cultural ‘Leandro N. Alem’ se realizó el cierre del Taller Municipal de Guitarra que...

COMENTARIOS